El coleccionismo, la delgada línea entre coleccionar y acumular

De acuerdo a la definición dada por la RAE, el coleccionismo es tanto la afición a coleccionar objetos; como la técnica para ordenarlos debidamente. Por lo que un coleccionista es una persona que no solo colecciona objetos, sino que dedica tiempo y mucho empeño en ordenarlos, cuidarlos, y mantenerlos impolutos, lo que requiere una gran inversión de dinero.

Algunas personas hacen deporte, otras van de compras, sin embargo los coleccionistas encuentran la diversión en contemplar la colección de sus preciados objetos. El coleccionismo no es una moda actual, ya desde los tiempos remotos ha existido el interés por coleccionar o «acumular».

En principio, el coleccionismo suele desarrollarse como afición o hobby. Los tipos de colecciones, son tan diferentes, como lo somos las mismas personas. Los artículos de colección más habituales son las monedas, sellos, cromos, piezas de lego, soldados, muñecos, etc.

Este pasatiempo puede consumir demasiado tiempo, energía y dinero. En primer lugar hay que tener en cuenta que depende de lo que colecciones gastarás más o menos cantidad de dinero. Por eso, muchas de estas colecciones son consideradas inversiones a largo plazo. Estos objetos pueden ganar valor con el paso del tiempo, y revenderse por una mayor cantidad de dinero.

El coleccionar como forma de inversión te puede ayudar a ganar mucho dinero, los objetos se revalorizan rápido. Por otro lado, hay personas que sólo hacen colecciones por afición, sin ánimo de lucrarse en el futuro. Hay que tener en cuenta que todo lo relacionado con comprar y coleccionar puede provocar un trastorno obsesivo compulsivo o una adicción a las compras.

El trastorno obsesivo compulsivo es provocado por la excesiva publicidad que se da de los objetos, coleccionar de manera exagerada, sin control, te convierte en un adicto, una persona que puede desarrollar problemas psicológicos. El coleccionismo por tanto puede llegar a convertirse en una obsesión, y las personas que lo sufren suelen ser excesivamente perfeccionistas, meticulosas y ordenadas.

Hay una gran diferencia entre las personas que tienen el coleccionismo como una afición, hobby, una manera de desconectar de las preocupaciones; a las personas que llegan a desarrollar un trastorno por acumulación, más que coleccionar, acumulan sin control, perturbando estos objetos la convivencia.

Una de las variantes de esta adicción es el conocido Síndrome de Diógenes, una enfermedad mental que afecta a una gran parte de la sociedad, pero que conlleva no solo la acumulación de objetos, sino suciedad, alimentos y desperdicios, además de padecer un deterioro personal importante, por lo que no se deben confundir los términos.

La delgada línea entre el coleccionismo y el trastorno obsesivo compulsivo es muy fácil de cruzar.

Vivimos en una sociedad de consumo, que se caracteriza por el consumo masivo de bienes, por lo que este tipo de enfermedades son muy comunes. Diferenciar entre el término «coleccionar» y «acumular», es necesario si eres una persona aficionada a coleccionar cierto tipo de objetos.

Aquí, en Solocoleccionismo.es, damos la bienvenida a cualquier tipo de coleccionista, pero nos gusta mantener una relación sana con nuestras colecciones.

Escrito por: Lucía Rincón Martínez

About